• version imprimible
Jueves, enero 5 de 2017

Ministro Valdés llama a redoblar esfuerzos para enfrentar debilidad mayor de la economía

  • Autoridad ratificó que la política macroeconómica en curso es la correcta en el actual escenario, pero dijo que se deben atenuar y ojalá hacer desaparecer “ruidos” que afectan la inversión, citando entre ellos, la moción sobre la industria sanitaria. Pidió especialmente al mundo político evaluar cambios en reglas e incentivos, ya que más allá de las buenas intenciones “todo tiene efectos colaterales”.

Santiago, 5 de enero de 2017.- El ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, afirmó que desde los últimos meses de 2016 la economía está creciendo “más bien de forma débil” y enfrenta “un bajón” que  va más allá del escenario macroeconómico  existente a la fecha, caracterizado por el fin del ciclo de altos precios de la minería, un contexto regional difícil con países en recesión y los efectos locales de las reformas implementadas por el gobierno. 

Al comentar el Imacec de 0,8% en noviembre informado hoy por el Banco Central, la autoridad dijo que aunque hay una recuperación del crecimiento mes a mes existe una debilidad mayor que la prevista en el cuarto trimestre de 2016, que lo llevó a modificar la proyección de expansión del PIB de ese año de 1 ¾% a 1 ½%, “una décima más o menos”. Sostuvo que después de un “muy mal octubre”, donde la actividad retrocedió hubo un pequeño rebote, pero dijo que el comportamiento de la economía “en particular en los últimos dos meses está más allá de lo que nosotros tenemos contemplado como escenario y requiere una mirada más atenta”, sin que existan aún suficientes datos para un análisis detallado. 

El ministro precisó que la baja actividad ya no responde sólo a la situación de la minería, ya que “hay varios sectores teniendo un comportamiento menor del que podrían tener”. Dijo que ello no puede atribuirse a un repentino shock de confianza, ya que los indicadores han mejorado y también algunas exportaciones, como las industriales, están empezando a mostrar dinamismo. 

Admitió que la paralización del sector público en noviembre “sin duda tuvo efectos, al menos en el comercio exterior”, pero dijo que si bien ese impacto ya ocurrió, hay industrias que enfrentan otros problemas “que no tienen que ver con incertidumbre”. Citó entre ellos la salmonicultura y el efecto de las erupciones volcánicas, la pobre cosecha en la industria vitivinícola. En síntesis, dijo que tenemos “un cuadro económico en el que no hay shocks suficientes en el corto plazo” que puedan explicarlo, “pero eso no significa quedarse de manos cruzadas: tenemos que redoblar los esfuerzos para que las inversiones se materialicen”. 

Valdés enfatizó su convicción respecto a que “la política macroeconómica que seguimos es la correcta: disciplina fiscal, espacio para que la política macroeconómica en general se despliegue y un esfuerzo especial en concesiones e inversiones de las empresas públicas”. Añadió que ya se están identificando los proyectos de inversión pública que se ejecutarán este año, de modo que puedan concretarse en forma rápida. Reafirmó que tanto el debate del presupuesto como del reajuste del sector público dejaron en claro que “por qué tuvimos que priorizar cómo se usaban los recursos y no simplemente gastar más” y añadió que el gobierno “va a seguir empeñado en tener una política macroeconómica ordenada que no arriesga más allá de lo que es prudente”.

Pero admitió que en términos microeconómicos es necesario “redoblar los esfuerzos para atenuar y ojalá hacer desaparecer ruidos que son completamente innecesarios para que las empresas puedan tomar decisiones”. Al respecto, dijo que la moción parlamentaria aprobada en la Cámara sobre las sanitarias considera “cambios sustanciales a las reglas del juego de una industria regulada” que el gobierno no apoyará, como los referidos a rentabilidad mínima, entre otros. “Vamos a hacer todo lo posible para que esos cambios no se materialicen. La incertidumbre regulatoria cuando no es bien estudiada, cuando hay cambios que llevan incertidumbre, es la verdad bien dañina”, comentó.

El secretario de Estado explicó que en materia de reformas al Código de Aguas se está tratando “de manera que no quede ninguna duda que no hay efectos retroactivos en los cambios propuestos”, de manera de despejar dudas que han surgido. Mencionó también que se están buscando acuerdos para tener un gobierno corporativo en el Sernac “que dé garantías a todos”, para acordar un estatuto para trabajadores temporeros en forma tripartita y construir un acuerdo transversal para mejorar las pensiones. “Quiero remarcar el ponerse de acuerdo, eso es muy importante para que nadie se sienta amenazado por esos cambios”, acotó. 

El titular de Hacienda llamó a la gente a tener confianza en la conducción económica, ya que el desempleo es bajo y la economía está sorteando los vaivenes. Pero dijo que este escenario “requiere atención del mundo político” en cuanto a modificar los incentivos y cambiar reglas, ya que más allá de las buenas intenciones “todo tiene efectos colaterales”.

Temas coyunturales

En otro ámbito, el ministro también fue consultado sobre los retornos anuales de los fondos de pensiones y el llamado que se formuló a cambiarse al fondo E. Al respecto, dijo que deben hacerse los cálculos correctos para evaluar esos resultados, pero sostuvo que más allá de un caso puntual al Ministerio de Hacienda le preocupa poder regular mejor las recomendaciones de inversión que se formulan, al estimar que “no es una acción que debiese ser libre completamente porque puede llevar a consecuencias complejas”.

Recordó que se está trabajando con todos los actores políticos para construir un acuerdo transversal de pensiones, en que se ha avanzado ya en temas paramétricos y regulatorios, faltando los asociados a las nuevas cotizaciones. Dijo que “hay muchos más acuerdos hasta ahora que desacuerdos, pero nos quedan los temas más difíciles” y estimó que “mientras más pase el tiempo, más difícil se va haciendo un acuerdo, así que sería bueno tenerlo pronto”. Comentó que lograr un acuerdo “no sólo depende de nosotros. Estamos comprometidos a hacer los máximos esfuerzos y seguimos reuniéndonos con representantes de los partidos y con una serie de otras reuniones con actores políticos de manera de ir construyendo un consenso en torno a esto”.

Por último, respecto de la demanda civil que la Universidad Católica anunció que interpondrá contra el Estado por el fin del Aporte Fiscal Indirecto, Valdés dijo que “vamos a estudiar el tema en su mérito”, pero señaló que más allá del derecho que asiste a cualquier persona o institución a recurrir a los tribunales como estime conveniente “judicializar temas presupuestarios es de la máxima gravedad para un país”.

Ir arriba