• version imprimible
Miércoles, abril 5 de 2017

Titular de Hacienda asistió a Comisión de Minería del Senado para abordar la visión del gobierno sobre fundiciones y exigencias ambientales

Valparaiso, 5 de abril de 2017.- La visión del gobierno sobre inversiones futuras en fundiciones y refinerías, para adecuarlas a las nuevas exigencias ambientales, abordó el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, con los parlamentarios integrantes de la Comisión de Minería y Energía del Senado. Ello debido a que partir de enero de 2018 estará en plena vigencia la nueva normativa que regula las emisiones de elementos contaminantes en los procesos de fundición.

En la sesión la autoridad dijo que los privados ya han hecho las inversiones requeridas, “Codelco se encuentra ya ejecutando planes bastante avanzados para cumplir en plazos la norma ambiental y Enami está en una fase algo más atrasada y existen algunas dudas respecto del proyecto de ampliación”.

Recordó que la comisión especial pública-privada creada por mandato de la Presidenta Michelle Bachelet destinada a analizar el negocio de las fundiciones, su rentabilidad y perspectivas futuras no ha terminado su reporte final, pero han abordado temas que van desde el desarrollo tecnológico y sustentabilidad hasta inversiones y temas de mercado. “Algunas recomendaciones preliminares de esta comisión apuntan a moverse hacia un escenario de inversiones con captura más alta (de las emisiones contaminantes). Y eso tiene que ver con que el mundo va hacia allá y no tiene sentido quedarse parado”, comentó, precisando que sin embargo esta es una discusión de más largo plazo.

El ministro planteó que la inversión en fundición y refinería “no es de alta rentabilidad económica, es un campo que no es negocio evidente, pero hay consideraciones estratégicas que justifican seguir invirtiendo”. Precisó que en Chile el sector privado representa el 70% de la producción minera, pero tiene una inversión que alcanza en torno a 30% de la capacidad de fundiciones. “Con eso quiero decir que aquí no es tan trivial hacer una fundición, si fuese evidente veríamos muchas más fundiciones privadas. Las fundiciones son intensivas en capital y energía. Por lo tanto hay que evaluar bien, con mucho cuidado, por qué algunos lo hacen y otros no”, comentó.

En general, Valdés llamó la atención sobre la necesidad de que en esta materia se pueda “pensar Chile no al próximo año o dos años, sino a un mayor plazo. La cuestión más estructural es que la estrategia actual ha sido difícil de coordinar a nivel más global, con todos los actores involucrados, porque cada empresa tiene sus propias necesidades y negocios. También creo que queda como una gran tarea cómo mejorar la eficiencia a través de economías de escala”. Añadió que, con todo, esta puede ser “una buena oportunidad para tener algunos socios extranjeros en algunos temas y esquemas de asociaciones público-privadas. También es importante considerar separar la operación de la fundición del propio yacimiento minero. Eso puede ser una buena alternativa”.

Ir arriba